Cómo cuidar tu lencería para que se conserve como el primer día

Si quieres que tu lencería se conserve durante más tiempo como nueva, sólo tienes que seguir las recomendaciones básicas de lenceria Bsexy.

El encaje, las transparencias y los bordados merecen un espacio especial dentro de los específicos de la lencería fina para que se mantengan como nuevas.

La lencería  debe cuidarse siguiendo los mismos pasos que otras prendas de ropa delicada.

Lavarla con agua fría. El agua caliente puede provocar que algunos tejidos encojan, por lo que debe evitarse y, en su defecto, utilizar tibia. La lencería íntima se conserva mejor si se lava a mano y con un jabón especial, que no sea agresivo con la ropa interior. En concreto, suele dar buenos resultados el jabón de glicerina, ya que protege las fibras, mientras que se debe huir del detergente en polvo porque, si no se disuelve bien, puede dejar manchada nuestra ropa interior femenina.

No frotar, ni retorcer la lencería fina para eliminar el exceso de agua, pues materiales como la seda son bastante sensibles y pueden verse alterados. Cuando laves una pieza de lencería por primera vez, procura no mezclarla con otras hasta haber comprobado que ninguna de ellas destiñe y si utilizas suavizante, procura que sea de buena calidad.

No la dejes demasiado tiempo en remojo. Si la lencería fina tiene el encaje roto, se recomienda coserla antes del lavado porque podría deteriorarse más.

Evita lavar las prendas de ropa interior femenina con otras que contengan broches metálicos, ganchos, cierres, etc. que puedan deshilacharlas. Si optas por el lavado a máquina de la lencería fina, recuerda dividir cada conjunto en una bolsita independiente de malla para que el roce no la estropee, se salgan los aros.

Ten la precaución de seleccionar un programa específico para ropa delicada. Al secar la lencería fina resulta recomendable ponerla sobre una superficie plana para que no se estropee la estructura de la prenda. La lencería íntima tampoco debe exponerse directamente al sol porque tejidos como el lino y el algodón pueden encoger, mientras que la seda tiende a amarillearse. Sin embargo, sí se aconseja su secado al aire libre y a la sombra.

No olvides…Si la lencería íntima lleva instrucciones específicas en la etiqueta interior, síguelas escrupulosamente porque serán específicas para el tipo de tejidos que la componen, la estructura, etc. Si el conjunto de lencería fina se compone de varias piezas, procura lavarlas juntas para evitar diferencias de color.

Una prenda de lencería de buena calidad y siguiendo las instrucciones de uso puede durar años en perfecto estado.